Skinny Love: la oda al desamor.

Sin duda, esta canción es una de mis favoritas. Se hizo conocida por Birdie y por su versión cantada a capella. Es hermosa, pero no tiene lo que podrías encontrar en una melodía interpretada por Bon Iver. Él es alma pura, te canta desde el corazón. En este caso, habla del amor. Me recuerda esos amores tortuosos que nunca funcionaron, a pesar de que se hizo todo lo posible. Y es que a veces, por más ganas que se tengan, hay ciertas cosas/problemas que jamás se arreglarán. No quiero sonar pesimista, pero incluso si existiese algo como la media naranja o el medio limón, se requiere algo más que amor para que dure. Sometimes love is not enough and the road gets tough, I don’t know why.

Es inevitable que las relaciones terminen con el paso del tiempo y es bastante doloroso. A pesar de que continúe la amistad, hay algo que se rompió y que nunca será recuperado. Los momentos tienen una duración limitada. Tal vez eso es lo bello; que las experiencias son únicas y que los recuerdos pueden quedar encapsulados dentro de una burbuja que nadie puede reventar. Quizás eso es lo que nos puede ayudar a recuperarnos y superar el quiebre.

Nada es eterno. Ni el amor ni el dolor. La canción es desgarradora, pero deja una enseñanza. Bueno, las relaciones amorosas siempre dejan una. Incluso si se han terminado de mala forma. Su aprendizaje es que todo pasa por algo. Sé que suena muy cliché, pero es cierto. A mí parecer, a uno nunca le queda grabado algo en la cabeza hasta que te ocurre. Uno nunca aprende a andar en bicicleta hasta que agarra una y se echa a andar. De la misma forma, uno necesita caerse para levantarse.

Thomas Edison, al trata de crear una bombilla, realizó más de mil intentos. Por este motivo, un ayudante le preguntó si no se sentía mal luego de tantos fracasos. A lo que éste contestó: “¿Fracasos? No sé de qué me hablas. En cada descubrimiento me enteré de un motivo por el cual una bombilla no funcionaba. Ahora ya sé mil maneras de no hacer una bombilla”. Creo que esto lo resume todo.

Por otra parte, es importante atrevernos a sentir. Cada experiencia es algo que nos lleva a dar un paso más allá. Personalmente creo que si Justin Vernon no hubiese sido capaz de sentir tanto, no existirían obras maestras como Skinny Love para deleitarnos.
Mi querida it girl, atrévase. Y si lo pasa mal, escuche a Bon Iver una y otra vez hasta logre llevarse sus lágrimas.

And I told you to be patient.
And I told you to be fine
And I told you to be balanced
And I told you to be kind

Advertisements

2 thoughts on “Skinny Love: la oda al desamor.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s